¿Sabes cómo la higiene de columna, impacta en tu salud?

Alguna vez te has preguntado ¿Qué es lo que te permite tomar un objeto, subir unas escaleras, conducir tu automóvil o abrazar a un ser querido?

En el día a día estamos en constante uso de nuestro cuerpo para desempeñar nuestras actividades, y todo esto es gracias a nuestros órganos, sistemas y tejidos que están siempre activos y listos para trabajar en conjunto. Esta correlación se denomina Sistema Neuro-Músculo-Esquelético, el cual al funcionar en perfecta armonía nos permite interactuar con nuestro entorno.

¿Cómo esta formado el Sistema Neuro-Músculo-Esquelético?

Como su nombre lo indica, este sistema está formado por tres partes, el primera es el Sistema Nervioso Central, el cual se encarga de coordinar y controlar todas las funciones y acciones conscientes e inconscientes que sustentan la vida. Su unidad funcional primaria llamada neurona, la cual nos ayuda a poder tener sensaciones como dolor, temperatura, presión, estrés, etc., para luego mandar una señal al cerebro y obtener una respuesta a través de órganos, tejidos y glándulas.

El segundo es el Sistema Muscular, el cual está compuesto por más de 600 músculos, y se encarga de producir el movimiento de nuestro cuerpo (tanto de extremidades, órganos y demás estructuras), mediante las dos funciones primarias: Contracción y Elongación.

Por último, está el esqueleto axial que es el eje central de nuestro cuerpo y se compone por el cráneo, la caja torácica, columna vertebral y la pelvis. Este, se encarga de dar soporte y protección al cuerpo y órganos, dentro de los cuales el más importante es el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal).

Existe una estrecha relación entre estos tres sistemas que permite el flujo adecuado de información para que así el cuerpo funcione a su máximo potencial en un proceso llamado homeostasis, en el cual el cuerpo es capaz de autorregular sus funciones internas para así adaptarse al medio externo de mejor manera (clima, alimentación, hábitat, virus, etc.)

Es importante cuidar de este equilibrio ya que, si se rompe, puede derivar en problemas que van desde migrañas, hormigueos, restricción del movimiento y dolor intenso en cadera, espalda o cuello; y muchos de estos si no se atienden bien y a tiempo, pueden derivar en una cirugía o un daño irreparable. Muchos de estos problemas pueden tener su origen en cosas tan simples como las posturas que adoptamos en las actividades diarias. La corrección y cuidado de dichas posturas se da gracias a la higiene de columna.

¿Te ha pasado que al despertar por la mañana te sientes rígido y con la sensación de no haber descansado, que el pasar algunas horas en la silla se transforma en algo tortuoso de realizar, o al efectuar un movimiento rápido o sobre esfuerzo del cuerpo sientes pesadez o dolor en cuello y espalda?

Todo ello puede ser prevenido con pequeñas pero efectivas acciones que puedes implementar en tu rutina diaria con la ayuda de la higiene postural.

¿Qué es la Higiene de Columna?

Es la el conjunto de posturas, ejercicios y normas para el uso adecuado de la columna vertebral en su interacción con los objetos, actividades y procesos del día a día para prevenir alguna afectación.

La mayoría de las malas posturas se dan en actividades sedentarias, esto es cuando nos movemos muy poco, te compartimos los cuidados más importantes para combatirlas.

Siéntate y siéntete bien

  • Es necesario tener la silla más adecuada para ti, cuando estés sentado, tus piernas deben de tener un ángulo de 90° y las plantas de los pies completamente apoyados en el suelo.
  • El respaldo tiene que proporcionar por lo menos el soporte para la columna lumbar y dorsal (para la zona lumbar se recomienda utilizar un cojín pequeño).
  • Tus glúteos tienen que estar hasta el final de la silla (pegado al respaldo).
  • Si te encuentras usando un escritorio o mesa los brazos y codos deben de estar apoyados.
  • Cuando se utilice el teclado de cómputo este tiene que estar al mismo nivel de los codos.
  • Si requieres estar largo tiempo sentado es recomendable que, por cada 60 minutos, realices estiramientos y camines por 5 minutos.

Sigue de Pie

  • Si en tu caso necesitas permanecer de pie por mucho tiempo, es importante que utilices un calzado adecuado, por lo general el que proporciona el mejor soporte es el deportivo.
  • Para mantener la mejor postura de toda la espalda puedes re-educarla con el siguiente estiramiento:
    • Coloca las palmas de tus manos una sobre otra por delante de ti (a nivel de los genitales)
    • Llévalas pon encima de tu cabeza (esto hará que tu columna retome todas sus curvaturas)
    • Por último, baja tus brazos de manera lateral sin alterar la postura conseguida con el estiramiento, la cual será la mas adecuada para ti.
  • De igual forma por cada 60 minutos de pie, se recomienda sentarse y realizar estiramientos por 5 minutos.

Más vale maña que fuerza

  • Al cargar un objeto es importante señalar que no se deben exceder las capacidades físicas de cada uno, una vez considerado esto, procederemos a hacer lo de la siguiente manera:
    • Si dicho objeto se encuentra en el suelo, debemos de flexionar las rodillas y caderas mientras mantenemos la espalda lo más recta posible.
    • Una vez hecho esto procederemos a sostener el objeto con ambas manos y levantarlo utilizando la fuerza en conjunto de nuestras piernas, espalda y brazos.
    • Si el objeto es de un peso mayor a 20kg y se transportará una larga distancia, se recomienda llevar del sitio inicial del que se recogió (punto A), a un sitio intermedio (punto B), y de ahí al destino final (punto C).
    • Si el objeto se subirá a un punto por encima de nuestra cabeza, se recomienda llevarlo del sitio inicial (punto A), a un sitio intermedio (punto B), y de ahí al sitio final (punto C) utilizando un banco o escalera de mano.
    • Si dicho objeto supera los 30kg se recomienda la ayuda de una segunda persona, o en su defecto utilizar una faja de trabajo/carga.

Duerme como bebé

  • Incluso al dormir utilizamos nuestra columna, por lo cual una mala postura al momento de descansar puede dañar nuestro cuerpo e impedir un descanso óptimo.
  • Para ello se recomienda la postura semi-fetal que es de forma lateral:
    • El cojín tiene que tener la altura que hay entre nuestro hombro y la oreja (una vez ya en uso), y nuestra nariz tiene que estar alineada con la columna.
    • La espalda tiene que estar lo más recta posible.
    • Nuestras manos y brazos tienen que estar por delante de nuestro pecho en forma de rezo.
    • Por último, la cadera y las piernas tienen que estar semi-flexionadas hacia adelante (se recomienda utilizar un cojín entre las piernas para tener una buena alineación entre ellas).

Una vez comprendida la importancia del sistema Neuro-Músculo-Esquelético, y que muchos de los problemas de columna tienen su origen en los malos hábitos posturales en nuestra rutina diaria a lo largo de tiempos prolongados, te invitamos a incorporar la higiene de columna en tu vida, al mismo tiempo que un Quiropráctico pueda evaluar el estado de tu columna vertebral y prevenir en conjunto las alteraciones de la misma que te impidan disfrutar de una vida plena, sin importar la actividad, edad o sexo que tengas.

Recuerda que la adquisición de un nuevo hábito requiere de tiempo y esfuerzo, así que no desesperes y sigue esforzándote. Pequeñas acciones generan grandes cambios positivos para tu vida, como el ajuste vertebral. Para más información sobre temas de importancia para el cuidado de tu columna no olvides seguir nuestras redes sociales y por supuesto compartir este artículo para que más personas gocen los beneficios de una vida libre de interferencias vertebrales.

Autor: Dr. Omar Cruz Benitez (CUBO)

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat