fbpx

La osteoporosis y la quiropráctica

La Columna y la osteoporosis

Tener una columna sana, implica también tener huesos fuertes. Nuestros huesos sostienen y dan forma a nuestro cuerpo, están formados por tejido óseo, estos almacenan entre otras cosas, minerales, colágeno, sodio, calcio y fósforo. La construcción de los huesos, es constante durante toda nuestra vida, ya que el cuerpo es capaz de renovar y reconstruir el tejido vivo de los mismos.

A pesar de que los huesos son muy fuertes, se pueden romper, uno de los principales problemas que causa esto, es la osteoporosis, este es un padecimiento donde hay una disminución de la densidad de los huesos causada por la pérdida de tejido óseo, que hace que los huesos se vuelvan débiles y se puedan romper con facilidad.

Las fracturas relacionadas a esta enfermedad pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero suelen ocurrir con mayor frecuencia en la cadera o en la columna vertebral.
Algunos factores que pueden ocasionar el desarrollo de la osteoporosis son:

  • La edad, cuanto mayor sea, existe más riesgo .
  • La raza, existe un riesgo mayor en personas de raza blanca y muy delgadas o ascendencia asiática.
  • El género, hay mayor incidencia en mujeres que en los hombres. 1 de acda 3 mujeres y 1 de cada 5 hombres la padece a. nivel mundial.
  • Nuestro estilo de vida, una mala alimentación, una vida sedentaria, la ingesta de alcohol, tabaco o sustancias tóxicas, pueden aumentar el riesgo.
  • Alguna enfermedad, problemas de tiroides o de otras glándulas.
  • El uso constante de algún fármaco.

¿Cómo podemos mantener una columna vertebral sana y fuerte?

El calcio en nuestro cuerpo, forma un papel muy importante, ayuda al desarrollo de los huesos y dientes, a la coagulación de la sangre, al buen funcionamiento de los músculos, a la secreción de hormonas y a mantener un ritmo cardiaco normal.

Algunos buenos hábitos que podemos adquirir para tener huesos fuertes son:

Buena alimentación

Te recomendamos, tomar lácteos y sus derivados, ingerir diferentes alimentos vegetales como: hortalizas de hoja verde, pescados de especie, legumbres como la soya y garbanzo, frutos secos como el higo y semillas como el ajonjolí, las almendras, nueces y semillas de girasol

Evita el alcohol, el tabaco, las bebidas con mucha cafeína, azúcar o con gas, ya que conducen a una pérdida de minerales e inhiben la absorción del calcio.

Lo ideal es mantener una dieta alcalina, ya que cuando hay acidificación en el cuerpo, este recurre a las reservas de tejidos que poseen mayor cantidad de minerales, y puede afectar el tejido óseo.

Vitaminas

Las vitaminas también ayudan al cuidado de la densidad mineral ósea. La vitamina D ayuda a la absorción intestinal del calcio y el mantenimiento de los niveles adecuados en el cuerpo. Esta la podemos obtener del sol, te recomendamos tomar baños de sol, de 10 a 20 minutos diarios, antes de las 12 del día, de preferencia con exposición de las extremidades con hueso largo.

También la vitamina K ayuda a la regulación del buen funcionamiento de la osteocalcina, la cual interviene en la mineralización del hueso. La puedes obtener de los vegetales de hoja verde, la leche, la carne, huevos, cereales y frutas

La vitamina C, ayuda al desarrollo y mantenimiento de huesos, el sistema nervioso, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos. La puedes obtener del melón, naranjas y toronjas, kiwi, mango, piña, fresas, frambuesas, moras y arándanos. Y de las verduras como el brócoli, pimientos rojos y verdes, espinaca, papa, camote y tomates.

Ejercicio

El ejercicio es un elemento importante para estimular el mantenimiento y aumento de la masa ósea.

Te recomendamos hacerlo de manera regular por lo menos 30 minutos. No hagas ejercicio de alto impacto, puedes hacer caminatas, bailar, subir y bajar escaleras, nada y hacer algunos ejercicios de resistencia. También es importante mantenerte en tu peso ideal para poder hacer el ejercicio de manera más fácil y sin lastimar otras partes de tu cuerpo.  Con esto podrás lograr un aumento significativo de las densidades óseas, así como mejorar el equilibrio, incrementar tu fuerza y reducir el riesgo de caídas. 

Ajuste quiropráctico

Un ajuste quiropráctico ayuda a la prevención de la osteoporosis, ya que, al ajustar las vértebras en su lugar, se mejora la funcionalidad de la columna, haciendo que todos los nervios, y órganos funcionen de manera correcta, nutriendo las estructuras y fortaleciendo los huesos y evitando el desgaste óseo.

Un ajuste quiropráctico es muy seguro y totalmente recomendado, incluso para personas que ya tienen osteoporosis. Recuerda que ¡la quiropráctica es para todos!

Ahora ya sabes como puedes tener una columna vertebral más sana y fuerte, aplica estos consejos y comienza a vivir una vida más sana y a prevenir enfermedades, visita a tu quiropráctico y mejora tu calidad de vida. 

¿Estas interesado en tener una columna vertebral sana?

Haz tu cita hoy y empieza a disfrutar de los beneficios de de la quiropráctica

Suscríbete a nuestro newsletter

* indicates required

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat