El Sistema Inmune vs Virus

El cuerpo humano es el conjunto de órganos, tejidos y sistemas orgánicos que mediante su interacción entre sus partes y el medio externo permiten la vida. Dicha interacción se da con todo tipo de agentes como el medio ambiente, seres vivos, sustancias, elementos, micro organismos, etc., los cuales no necesariamente suelen ser compatibles con la vida.

¿Entonces cómo es posible que el cuerpo humano funcione?

Todo es gracias a nuestra alta capacidad adaptativa que se ha adquirido a lo largo del tiempo por los procesos evolutivos del hombre, siendo el más importante de ellos el sistema inmunológico. Este sistema es la gran barrera natural que regula y nos protege contra los agentes hostiles del medio exterior, dentro de los cuales podemos mencionar a los hongos, parásitos, bacterias y los más peligrosos de todos, los virus.

El Sistema Inmune

Se encuentra compuesto por la médula ósea y timo (estructuras donde se originan y maduran los glóbulos blancos), ganglios linfáticos, bazo, mucosas y vasos sanguíneos (encargados de almacenar y transportar a los glóbulos blancos donde sean requeridos).

¿Que es un Virus?

Son moléculas complejas que están programadas únicamente para reproducirse (acción que sólo puede efectuarse al entrar en una célula,) y esto es debido a que su forma física y química no se los permiten por lo cual no se les consideran organismos vivos. Pese a ello eso no les impide ser el más peligroso de la vida, esto gracias a su alta capacidad infecciosa, transmisora, y de letalidad.

Cuando el sistema inmune detecta un patógeno dentro del organismo se desencadena una respuesta innata, en la cual las células blancas de primer orden localizan y atacan al virus para eliminarlo. Si esto no es suficiente se desencadena una respuesta inmune, la cual consiste en que las células blancas de segundo orden producen anticuerpos específicos para dicho virus y así erradicarlo.

La respuesta inmune es la que nos permite generar una memoria patogénica de todos los organismos nocivos con los que ha interactuando en el pasado, por lo cual, si en el futuro dicho virus entra en contacto de nuevo con nuestro cuerpo, nos será mas fácil hacer frente e incluso no volver a enfermarnos de ello. Si bien es cierto que todos contamos con dicho sistema, cada uno de nosotros reacciona de distinta manera a un patógeno debido a que el sistema inmune depende del estado de salud con el que contemos, ya que ciertos hábitos y enfermedades afectan la eficacia con la que este actúa.

En esos casos la Medicina se encarga de generar fármacos y vacunas específicas para dichos agentes y así compensar el déficit inmunitario de las personas. El gran problema consta en que para realizar un fármaco efectivo y seguro se requiere de tiempo de investigación, recursos materiales y monetarios para producir, replicar y distribuir en la población mundial.

¿Podemos potenciar el sistema inmune?

Existen ciertos hábitos que favorecen la respuesta inmune y por ende gozar de una buena salud, a continuación, te mencionamos algunos de ellos:

  • Eres lo que comes. Una alimentación nutritiva y balanceada requiere de incorporar todos los grupos alimenticios sin excepción: Lácteos, carnes (blancas), huevo, leguminosas, frutas (bajas en azúcar), verduras, cereales, así como también grasas y aceite (insaturadas). Es importante recordar que solo se tiene que consumir lo que el organismo requiere, lo que significa que las porciones deben ser acordes a nuestra talla, peso, edad y actividad física.
  • Si quieres que algo se muera, déjalo quieto. Los especialistas recomiendan realizar por lo menos 30 minutos de actividad física diaria, la cual debe ser moderada ya que al realizar rutinas de alta exigencia consumen muchos recursos del cuerpo lo que deja al sistema inmune disminuido. A su vez se segregan distintas sustancias que ayudan a disminuir los niveles de estrés y depresión que favorecen la sensación de bienestar.

«Somos lo que hacemos repetidamente; la felicidad, entonces, no es un acto sino un hábito»

  • Hakuna Matata. Los factores psicológicos como el estrés, la depresión y angustia pueden afectar de manera importante los procesos racionales y autónomos de nuestro cuerpo. Para prevenir y combatir cualquiera de ellos te recomendamos realizar distintas actividades: Leer un libro, ver una película, preparar tu comida favorita, jugar con tu mascota, decirle lo que sientes a tus seres queridos.
  • El ocio es la madre de todos los vicios. Consumir tabaco, alcohol o cualquier otro tipo de droga no afecta a nivel emocional, intelectual, social y celular. Por lo cual abusar de ellos desgasta a nuestro organismo e impide su buen funcionamiento para responder a cualquier eventualidad que se presente. Por ello te invitamos a hacer un esfuerzo y dejar cualquiera de los vicios que tengas, recuerda que una buena salud inicia por la toma de buenas decisiones.

Ahora que ya sabes mas del Sistema Inmune y cómo actúa nuestro cuerpo en contra de un patógeno, es tu turno de tomar acción y modificar esos malos hábitos de vida e incorporar los buenos como lo es el cuidado quiropráctico, el cual ayuda al correcto funcionamiento del sistema Neuro-Músculo-Esquelético y por ende al correcto funcionamiento de tu cuerpo.

Recuerda que la adquisición de un nuevo hábito requiere de tiempo y esfuerzo, así que no desesperes y sigue esforzándote. Pequeñas acciones generan grandes cambios positivos para tu vida, como el ajuste vertebral.

Para más información sobre temas de importancia para el cuidado de tu columna no olvides seguir nuestras redes sociales y por supuesto compartir este artículo para que más personas gocen los beneficios de una vida libre de interferencias vertebrales.

Autor: Dr. Omar Cruz Benitez (CUBO)

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat